Mamá, yo también quiero ser artista…en el metro de Nueva York!

Leave a comment Standard

Una de las cosas que me encantó del metro de Nueva York, después de sus ratas, claro, es toda la variedad de artistas que te despiertan por la mañana camino del trabajo.

Según recorres sus pasillos y andenes siempre hay una banda sonora de fondo. Violinistas, cantantes de jazz que improvisan con el saxofonista y el batería (sí, hasta las baterías entran en el metro), break dancers, coros gospell y hasta futuros talentos, como el niño chino del piano eléctrico, cuyo abuelo supervisaba continuamente mientras tocaba una pieza hipercomplicada.

Yo, que vivo en Madrid, no sabía que en metros como el de NYC la gente ha de pasar un casting para poder mostrar su talento…y os aseguro, que lo tienen…

aunque también encontré cosas como esta:

 

¿Perplejos?

Así que si eres actor, performer, cantante,  músico… o freak,  tienes una oportunidad gracias al programa  Music Under New York, o MUNY. Eso sí, es un trabajo que no se paga, y de hecho para algunos artistas, no tiene precio!

Para aquellos que quieran mostrar sus artes por el metro, las  audiciones se organizan en la Terminal Grand Central de Nueva York. La solicitud se ha de mandar entre enero y marzo de cada año y si te seleccionan tendrás que demostrar en cinco minutos lo que eres capaz de hacer. Los jueces son profesionales de la industria musical, músicos, trabajadores del MTA (así se le llama a la empresa metropolitana de NYC), y algunos provenientes de instituciones culturales de la ciudad.

Este proyecto se lleva haciendo desde la década de los ochenta como respuesta a la gran saturación de artistas que había bajo la ciudad por lo que, al contrario que en otras ciudades como Barcelona, donde existen  multas, a los neoyorkinos las autoridades  les dieron permiso para tocar en lugares especiales. Mi favorito es el hall de Union Sq.

Si estás realmente interesado, visita la página de MTA.

¡Mucha mierda!

Buscad, buscad piso, malditos!

Comment 1 Standard

Buscar piso para vivir en Manhattan es un sueño para muchos. Al menos que te quieras gastar 1300$ al mes, los pisos del borough más conocido de Nueva York no merecen la pena.

Para empezar, Manhattan se caracteriza porque los pisos más económicos son VIEJOS, por lo que ya es cuestión de valorar si prefieres gastarte un pastizal por un cuchitril sólo por tener la satisfacción de vivir en Manhattan o al menos sacrificas tu tiempo en el metro para vivir en Brooklyn o Queens.

Lo mínimo que piden para una habitación sin compartir son 700$ en Brooklyn o Queens. Si ya te adentras en Manhattan, lo mínimo son 1000$. Si encuentras algo de ese precio o menor, echa un ojo al mapa, porque a partir de la calle 110 hacia el norte está el barrio de Harlem. Esto no significa nada, puesto que Harlem es un barrio cuya fama es mayor que el peligro que puede suponer. Todo está en la mente de cada uno. La seguridad es un estado psicológico así que puedes vivir en este barrio sin ningún problema ( al menos que te vean con cara de tupi y te huelan el miedo, como puede pasarte en cualquier rincón del mundo.)

Lo más recomendado para buscar piso es la página CraigList, donde entre otras muchas cosas, es donde la gente pone anuncios. Antes de ir, échale un ojo para hacerte una idea de qué es un chollo y qué no. Otras páginas como Easyroommate particularmente no me son de fiar, entre otras cosas, porque son de pago y hay mucho timo.

Otra opción que se puede hacer para sentirte como en casa es que, en vez de buscar un hostel, busques habitación por unos días. Mucha gente alquila habitaciones en su propia casa, sobre todo para turistas. Una página ideal es Airbnb.  También existe una página a caballo entre el alquiler de pisos para largo plazo y alquileres para vacaciones: Españoles en Nueva York.

Por último, un sitio donde realmente me sentí genial fue el Hostel ZIP112. (aparte de que acabé enamorada de su dueño, un coreano muy agradable). Está ubicado en Williamsburgh y apenas tiene diez camas, ideal para conocer a otra gente (sólo está permitido a chicas; el coreano no es tonto, jeje) y poder cocinar en una impresionante cocina. Preferí pagar un poquito más que estar en el centro de Manhattan, durmiendo en sitios viejos y sucios y sin desayuno incluido ni cocina. Como anteriormente he comentado, en Nueva York la comida sale muy cara así que, en esos primeros días, mejor comprar en el super!

NYC… no es tan super cool (para mí)

Comments 5 Standard

Tanto tiempo soñando con ir a Nueva York! Para llegar y, al contrario de todo el mundo que conozco y que le fascina esta ciudad, he clasificado las cosas que hacen que NYC no sea la ciudad ideal para vivir*.

*y recalco VIVIR, porque NYC es super cool para una semana, pero no será el lugar ideal para vivir y menos, para formar una familia (al menos que me case con un rico.)

  1. El metro será rápido pero tarda mucho! Acostumbrada al metro de Madrid que suele tardar 3 min. como mucho en hora punta, en la Gran Manzana como lo pierdas, el siguiente se tarda 7min. en llegar. Además, como muchos ya saben, hay ratas, y en los findes muchos tramos están cortados así que, aunque no cierra por las noches, puedes tardar una eternidad hasta llegar a casa. Vivas donde vivas, tardarás y en hora punta, aunque vivas en Manhattan, tendrás que esperar cola en los andenes. Menos mal que hay músicos que te amenizan la espera.

Penis NY Subway Map, de Cosmic Arts Enterprises

  1. Hay vagabundos y diferencias sociales entre razas. La ciudad que mueve la economía mundial tiene más vagabundos que turistas. No me gustaría vivir en un lugar donde veo tantos contrastes si se considera la capital del mundo. Además, aunque haya gente de todas partes del mundo, sólo veo que los blancos tienen una buena posición social/económica, los negros siguen teniendo barrios-guetto y los latinos y chinos hacen el trabajo sucio. Conclusión: es una ciudad de desigualdades.
  2. Según qué barrios, hay mucha suciedad. Eso de que no haya contenedores hace que las basuras se acumulen en las calles y eso ¡huele!
  3. La cultura sale cara. No nos olvidemos que estamos en una ciudad capitalista. Los museos son hipercaros, al igual que los conciertos y los musicales. Pero menos mal que algún truquito hay para que salga más barato o gratis…ahora, hay que rebuscar.
  4. Los alimentos básicos salen más baratos comiéndolos en un restaurante. Efectivamente, cenar en NYC no es tan caro en proporción a hacer la lista de la compra. Calcula un gasto de 70$ por semana, y si tienes nostalgia, una tripa de chorizo te sale a 8$ señores!!!
  5. El barrio más cool, Williamsburgh, deja de ser cool cuando la gente fuerza su frikismo para llamar la atención. Parece una competición para ver quién tiene la ocurrencia más absurda para sentirse diferente. Creo que Berlín o Londres llevan esto con mayor naturalidad. Modernetes, no forcéis la máquina o resultaréis horteras!

A pesar de haberme despachado agusto, también hay cosas positivas e interesantes de NYC… pero para eso, ya están las guías turísticas y otros blogs encantadores como el de Isabel Leyva, la5thconbleeckerst.