Más allá de la Estatua de la Libertad

Comments 2 Standard

Creo que cualquiera que quiera ir a Nueva York tiene claro lo imprescindible que hay que ver, y no me voy a andar por las ramas con eso. Más allá de la Estatua de la Libertad hay cosas que tal vez con un poco más de tiempo, también consideraría imprescindibles, sobre todo por la vivencia que con ello se puede llevar uno.

1. Misa Gospel

No miento si acabé llorando de emoción (y mirando de reojo al de al lado para ver si no era la única) al presenciar en Harlem una misa como esa. Seas creyente o no, es algo que va más allá. La música siempre lleva a una emoción, sobre todo cuando quien la canta la siente y la transmite. El caso es que es todo un espectáculo. Además, siempre está el típico exaltado que grita cada minuto “Oh Yes” “Yes Lord” “Amen” (en este último caso, fui un poco lenta de mente y pensaba que el tío en realidad le estaba diciendo al cura “ey, man” ya que se pronuncia igual, jaja.) La gente lo vive tanto que sientes una mezcla entre vergüenza ajena y nirvana.

Aunque iba con la Lonely Planet en mano, llegamos a una calle por la zona de la W 125th con la 7th Av., y ya vimos el percal: gente agolpada en diversas entradas a iglesias (blanquitos todos ellos) o haciendo una interminable cola. Al final estuvimos media hora esperando en una de ellas (así que recomiendo estar una hora antes) y cuando íbamos a entrar nos llevamos la sorpresita de que cobraban $20 de entrada. No obstante, mereció la pena…aparte que las misas duran dos horas!!

(existen misas por otros barrios. Tengo una amiga que vive en el Upper East Side y alguna vez fue a una cerca de su casa, pero no les hizo mucha gracia a los asiduos de allí… siendo blanca, das un poco el cante si no eres habitual… Todo es moverse y averiguar.)

2. Partido de Baseball vs Partido de Basket

Entiendo que mucha gente es seguidor aférrimo del basket y respeto que si van a NY prefieran gastarse más de $70 (mínimo) para ver a tipos altos con calzones largos encestando una y otra vez. En mi caso, yo valoré la novedad de ver un deporte que en España no es tan común e imaginar al típico chaval con el bate y a su padre diciendo: “vamos pequeño Jimmy, tira!” tan visto en las pelis. Además, teniendo en cuenta que el estadio de los Yankees está en el Bronx, cómo iba a perder la oportunidad!* Como broche a mi argumentación diré que para los que están pelados económicamente, el baseball es ideal porque las entradas van desde los $10!!!

*pues sí. La perdí porque no me puse de acuerdo con mis amigas en las fechas para ir…pero vamos, es una espina que algún día me quitaré!

3. The High Line y Chelsea Market

Supongo que ya está dentro de los imprescindibles de muchos, pero para quien aun no conoce la High Line, es un paseo por las alturas, ya que el tramo comprende una antigua vía de tren a unos metros sobre el suelo. En primavera es genial porque crecen plantitas en los laterales y te puedes sentar a tomar el sol y a charlar o comer en los bancos-tumbona que hay.

Recomiendo que se comience el paseo por la entrada más al norte (en la W 20st) para casi terminar en el Chelsea Market. Este mercado, que ocupa la antigua fábrica de galletas de la National Biscuit Company,  está llena de cosas ricas, así que mejor ir con el estómago preparado aunque sea para un postrecito. Hay una tienda que recomiendo que es la pastelería Fat Witch Bakery, que es sólo de  Brownies….ñam ñam. Si os gusta el marisco, no paséis de largo por The Lobster Place, una especie de pescadería-fast food, para chuparse los dedos mínimo.

4. Ver teatro

En realidad, el musical es el evento por excelencia por el que hay que pagar. En las fechas en las que estuve yo, y después de haber considerado Wicked y El rey León en Londres, como los musicales que más me han impactado en mi vida, llegué a Broadway y básicamente lo flipé con Mary Poppins.

Para los que no se quieren gastar tanto dinero (45$ mínimo), siempre hay opciones de teatro alternativo. Si os gusta la comedia o la impro, y entendéis medianamente el inglés, podéis ir a ThePIT, que por $8, y en ocasiones incluso gratis, os podéis partir de risa. También marypodéis conseguir entradas baratas para conciertos y teatro alternativo (además de musicales) si sois jóvenes, tal y como explico en el post Broadway barato barato.

5.Subir a las alturas

Si pasas de hacer colas para subir al Empire State o al Rockefeller**, también puedes disfrutar de las alturas tomando un café o una copita con vistas curiosas. Puedes hacerlo en el restaurante rotatorio The View, en pleno Times Square, e identificar los edificios que te rodean. También es muy conocida la terraza 230 Fifth, fue de after-workers, ideal para ver el atardecer con una cerveza y un albornoz para estar calentito. Si ya entrada la noche, te apetece un cocktail, Sky Room no está mal para la primera copa, y siempre hay RRPP que te pueden invitar a una copilla para otra ocasión (aun conservo una consumición que nunca usé…me cachis!!!) También muchos hoteles ofrecen sus terrazas para pegarte la fiesta. Yo solía ir al Empire Hotel (en la zona del Lincoln Center), no estaba mal si te gusta el R&B comercial. Tal vez estas opciones son las típicas que todo el mundo dice, pero por algo será. Es como si soy guiri, y estoy en Madrid; siempre recomendaría ir a Kapital.

**recomiendo subir al Rockefeller (Top of the Rock) porque: 1. la entrada es más barata, 2. hay menos cola, 3. Las vistas dan a Central Park y al Empire State.